Para poner la huerta en marcha cumplimos con las siguientes etapas:

Diseño y construcción de la huerta

Elegir un diseño adecuado para su huerta – jardín es muy importante. En Días de Huerta procuramos maximizar el espacio que Ud. elija, creando un jardín orgánico productivo, buscando siempre que el mismo sea un reflejo de sus gustos y necesidades.

La combinación de colores y follajes de vegetales, aromáticas, frutales y florales que componen la huerta – jardín, hacen de ella un lugar preciado por sus beneficios y belleza.

En huertas pequeñas, el diseño nos permite maximizar el espacio, permitiendo que los cultivos tengan suficiente luz y aireación. Cuando el espacio aumenta, optimiza el tiempo a dedicar en tareas de mantenimiento y cuidado. Realizamos la construcción de la huerta, con caminos naturales o de materiales tales como ladrillos, adoquines, piedra etc.

En los casos donde existan mascotas, animales de granja o depredadores naturales colocamos cercos de distintos materiales como alambrado con postes de quebracho o similares, hojas de palmera, cañas, maderas etc.

Ubicación y preparación del suelo

En los casos donde es posible elegir el lugar para implantar la huerta, es importante analizar sus características, como por ejemplo la incidencia del viento, la exposición solar, la influencia de las sombras, la disponibilidad y calidad del agua de riego, la pendiente del terreno etc.

La preparación de la tierra y el aporte de materia orgánica son prácticas indispensables para obtener una buena producción en términos de cantidad y calidad, porque con ellas mejoramos las condiciones físicas y biológicas del suelo. Las plantas deben crecer sanas y fuertes.

Asociación, programación y rotación de los cultivos Siembra y trasplante

La presencia y disposición de plantas aromáticas y florales junto a los vegetales y frutales es otro de los secretos de la huerta orgánica. Tanto las aromáticas como las flores son apreciados en la huerta por sus propiedades decorativas, culinarias, medicinales y por su efecto benéfico en la asociación con otras plantas. Sus aromas y colores atraen a los insectos benéficos y ahuyentan a los que son dañinos.

La distribución adecuada de los cultivos, le da brillo y color a nuestro espacio, mientras que de a poco se va generando en la huerta un ecosistema favorable.

Los cultivos hortícolas tienen distintos requerimientos climáticos además de edáficos (características del suelo), los separamos en cultivos de otoño – invierno y primavera – verano, si bien hay algunos que los sembramos durante todo el año.

Dentro de los frutales tenemos los cítricos, los frutales de carozo, los que producen frutos secos, y los llamados exóticos como higos, kiwi etc. Los frutos rojos o berries se comportan como hierbas o arbustos y en general son de fácil cultivo.

El conocimiento de sus requerimientos y características nos permite hacer una correcta asociación, programación y rotación de los cultivos. A la hora de renovarlos es imprescindible tener en cuenta la rotación, a un cultivo debe sucederle otro con diferentes necesidades. Para la siembra y trasplante usamos semillas, plantines y plantas de nuestra propia producción o de proveedores calificados. Garantizamos la cosecha!

Cobertura del suelo

La superficie la cubrimos con mantillo o mulch.

La tierra debe quedar cubierta para evitar la proliferación de malezas, el planchado del suelo (alteración de las propiedades físicas) que se produce con el riego y proteger las semillas y raíces de las temperaturas extremas.

Mantenimiento y sanidad

Finalizada la puesta en marcha de la huerta, entregamos un instructivo que detalla los cuidados y labores que deben llevarse acabo, así como un recetario de purines (preparados naturales) para el tratamiento de plagas y enfermedades que ocasionalmente pudieran aparecer.

Realizamos mantenimiento, cuidados sanitarios e implantación de cultivos por cambio de temporada.

Atendemos sin cargo y en forma permanente consultas técnicas con posterioridad a la creación de la huerta.

Copy Right Días de Huerta 2011.